Juana Molina: “Cada show tiene sus momentos bastante distintos depende el clima que se arme”

La cantante y compositora Juana Molina que se presenta este sábado a las 20 en el Festival “Parador Konex” en conversación con Télam Radio adelantó que en diez día viaja a Córdoba para grabar su octavo trabajo discográfico de estudio y explicó: “Mis canciones son cada vez más abstractas, tiendo a improvisar porque me inspira esa adrenalina que es única, canto sin decir nada o en realidad digo: música. No sé que pasará en mi nuevo disco, espero salga a fin de año o en 2024”.

La cantante y compositora Juana Molina que se presenta este sábado a las 20 en el Festival “Parador Konex” en conversación con Télam Radio adelantó que en diez día viaja a Córdoba para grabar su octavo trabajo discográfico de estudio y explicó: “Mis canciones son cada vez más abstractas, tiendo a improvisar porque me inspira esa adrenalina que es única, canto sin decir nada o en realidad digo: música. No sé que pasará en mi nuevo disco, espero salga a fin de año o en 2024”.

“Vengo de una gira por Estados Unidos y de un show del CCKirchner donde improvisé y fue muy divertido fue como tirarse sin saber a dónde. Es muy vivo y presente. La improvisación es como un meteoro que avanza sin saber adonde va a caer”.

Sobre el concierto en el barrio porteño del Abasto junto al baterista y percusionista Diego López Arcaute dijo “Nunca es igual por eso no se puede espoilear. Cada show tiene sus momentos bastante distintos depende el clima que se arme y cómo viene la mano, hay días que uno está más inspirado que otros. Hay una estructura en los temas pero la duración es incierta, según lo que se me ocurra en ese momento ya sea algunas voces, arreglos, percusiones, guitarras, las hago y al cabezazo vamos a la siguiente parte. Espero que la luna llena nos acompañe, nos ilumine y nos inspire”, auguró.

La artista argentina al recordar su decisión de dejar de actuar y abocarse a la música, en los años noventa, contó “tuve que remar en dulce de leche contra los medios que no me autorizaban a cambiar de carrera. Eso hizo que me fuera muy difícil poder afianzarme sin sentir que me estaba exponiendo en un zoológico y estaba siendo examinada como un bicho raro que decidió dejar su estrellato para hacer esa cosa que hacía en ese momento o que hago ahora”.