Juventud sufrió un duro traspié que obliga a corregir

Las limitaciones de Juventud se encontraron con el poderío y la contundencia de Racing de Córdoba, que le ganó por 4 a 0 y sentó un serio precedente ayer en el estadio Padre Martearena. La derrota del santo frente al representativo cordobés desnudó falencias defensiva, falta de sincronización en el juego desde la mitad de la cancha hacia adelante, sector donde careció de argumentos válidos para vulnerar el arco visitante y tratar de ponerse a tiro para acercase a la igualdad.

Solo voluntad y entusiasmo opuso Juventud Antoniana luego de cada “mazazo” que le propinó el Racing cordobés, que empezó a transitar con peligro hasta la valla defendida por Nicolás Sequeira una vez que encontró espacios para la maniobra justa. Fue así que Emiliano Blanco, pisando el área por derecha, mandó un centro que sobre la línea y Alan Murialdo cabeceó al gol ante un quedo defensivo. Ese primer golpe le dejó mal parado al dueño de casa, que buscaba respuestas adecuadas para tratar profundizar el traslado del balón hasta “Calidad” Rodríguez, quien respondió acertadamente, precisamente cuando Facundo Velazco, desde fuera del área, intentó sorprender. Cada avance de Racing provocaba desajustes defensivos en el equipo antoniano y el segundo gol para los dirigidos por el “Chiquito” Bossio no tardó en llegar mediante una conversión de Pablo López. A partir de ese instante todo se desdibujó en el equipo local. Y mientras el entrenador Martín Martos con los cambios y hombres de refrescos se jugó en ese afán de achicar diferencias, la defensa antoniana se mostraba cada vez más imprecisa. Agustín López intentó levantar la lanza desde su campo para intentar una reacción pero no hizo más que perder la pelota y el rival aprovechó para marcar el tercero por intermedio de Diego Jara. Fue el tanto que liquidó el pleito, aunque luego el mismo Jara le puso cifras definitivas al partido y dar por finalizada una semana victoriosa para los cordobeses, que vienen de eliminar a San Lorenzo de Almagro de la Copa Argentina (el miércoles) y cerraron el domingo de Pascuas con una goleada. En contrapartida, Juventud deberá corregir varias cosas si no quiere seguir sufriendo.