Fundación Padre E. Martearena acerca a las familias de población carcelaria.

La cuarentena ha planteado en el mundo nuevas formas de llevar a diario el desarrollo habitual de las actividades de cada ciudadano, entre tantos casos de readaptación la Institución acudió a un requerimiento un  tanto especial.

Días pasados un llamado telefónico puso a funcionar la modalidad “colaboremos”, afirma su presidenta, Profesora Mercedes Lobo, quién no tardó en tomar contacto con el resto de los Miembros de Consejo  de Administración, generando a través de teleconferencia la aprobación para colaborar en este caso: La visita por intermedio de la comunicación vía online, entre los internos y sus familiares.

Mercedes Lobo afirmó que esta acción busca contener a los reclusos, en virtud del impedimento de recibir a sus familiares en el penal como habitualmente lo hacen, debido a las medidas de seguridad e higiene que el Covid19 requiere.

A partir de esta semana, los mismos serán ubicados en salones, en pequeños grupos, facilitándoles a cada uno, una de las 10 tablet de 9´´, con programas insertados, lo que les permitirá realizar videoconferencias con sus seres queridos.

 

Estas tablets son las que utiliza la fundación permanentemente para dar capacitaciones a Adultos mayores y población interesada. Al estar esta actividad vedada, el Concejo vió muy interesante esta propuesta decidiendo así la pronta puesta en marcha de actividad.

En el día de hoy el área técnica de la fundación se hizo presente en la penitenciaría, dejando ya todo listo y en orden para que los internos no pierdan la primera visita virtual de esta semana.

Según se pudo recabar, esta medida fue recibida por los alojados en el penal con mucha alegría, debido a que perdieron contacto físico desde el inicio de la cuarentena.

Un dato que deja a las claras el cambio de rumbo en cuanto a actividad se trata, es que, al momento de realizar la visita, se pudo observar que los internos se encontraban en plena tarea de fabricación de barbijos tanto para el consumo interno como así también partidas para donar. Relatan autoridades del penal, que para que esta actividad se pueda llevar adelante, fué necesario acudir a la solidaridad de muchos vecinos, a la Municipalidad de Cerrillos etc.

En poco mas de dos horas que se trabajó para acondicionar las tablet y de haber recorrido espacios del servicio, se observó un ambiente distendido y de respeto entre los trabajadore se internos.

Poder acudir a un llamado en esta situación de pandemia nos reconforta dándonos un nuevo impulso para el nuevo mundo que nos espera, concluyó La Profesora Mercedes lobo.

Prensa Fupem